Quiero venderle a mi descendiente

Pero no me malinterpretes… a ella te la regalo. Digamos que esto va más de persuadir. Ah bueno, y de escribir.

Cuando decidí empezar a trastear el mundo de los negocios digitales, uno de los primeros conceptos con los que me tropecé fue el copywriting.

Creo que la forma más rápida de resumirlo sería:

Técnica de escritura persuasiva dedicada a que el lector realice una acción determinada.

Me pareció (y me parece) una profesión que podría encajar conmigo porque:

  • Me gusta escribir.
  • No me molesta vender (aquello que creo que tiene valor).
  • Es un trabajo que permite conciliar bien.

Si te cuadra lo anterior, échale un ojo más a fondo porque podría ser tu siguiente reto profesional.

Yo, de momento, no es por ahí por donde quiero tirar ahora mismo. Aunque te reconozco que dedico mucho tiempo a leer contenido escrito por copywriters. Quizás se haya convertido en mi género favorito.

La pregunta

Lo que sí tengo claro es que tarde o temprano contrataré/colaboraré con algún copy cuando tenga algo que vender.

Y no se me ha ocurrido mejor manera para elegirlo que lanzar una pregunta a los que conocía por:

  • Ser referentes nacionales del sector.
  • Haber escuchado de ellos en los proyectos que sigo de cerca.
  • Haberlos conocido en alguna comunidad.

Podría haberme basado en las miles de opiniones que hay en internet, en algún juego de azar, en el precio de sus servicios o en lo guap@ que salen en la fotos.

Pero yo soy muy de conectar. Y de concretar. También de croquetear, pero eso no viene al caso.

Total, que me decidí a lanzarles la siguiente pregunta en frío y ver por dónde me salían:

¿Se podrían utilizar las técnicas del copy en la crianza?
Es decir, ¿me serviría el copy para persuadir a mi descendiente de que no es necesario que yo esté mirando mientras juega para que la diversión sea la misma?

Supongo que hay técnicas para vender… y técnicas para comprar.

Las respuestas

Todo cuenta a la hora de relacionarnos.

Qué decimos, cómo lo decimos, cuándo lo decimos.

Por eso he transcrito tal cual las respuestas de est@s cracks en el orden en el que me las fueron mandando.


Rafa Moya

Rafa Moya

Entendiendo el copy como una actitud (o si tu descendiente ya puede hablar, dialogar o leer)… sí, claro que se podrían utilizar técnicas en la crianza. Para el ejemplo concreto que comentas… no soy un experto en el tema niños, pero supongo que funcionaria transmitiendo con tu «copy» total ausencia de aprobación. Si tu descendiente se acostumbra cuando juega a no necesitar tu aprobación, dejará de buscar el aplauso y empezará a divertirse solo, sin que tú estés mirando y «aprobando» todo lo que hace. Esto, por supuesto, es simple teoría por mi parte y no soy responsable de los posibles efectos que genere en tus hijos. Je.


Samu Parra

Samu Parra

Aquí intervienen factores que van más allá del copy y la persuasión. Por ejemplo, el desarrollo cognitivo de los niños no es como el de los adultos, así que no sabría decirte! .


Miguel Vázquez

Miguel Vázquez

Supongo que sí. En realidad, claro que se puede utilizar el copy (persuasión) para saber cómo convencer al niño en cierta situación. La verdad es que no diría para «criar» al hijo, eso no tengo ni idea. Pero para convencerle en ciertas situaciones, por supuesto. ¿Por qué? Porque el copy va de entender qué quieren las otras personas y dárselo. No va de «trucos» por más que existan.
Pero si tuviera que meter la mano en el fuego, honestamente, recurría a otro tipos de libros de crianza para saber cómo criar a un hijo y no tener que aprender a «convencer» por más que sea útil en algunos momentos.


Isra Bravo

Isra Bravo

Claro que se puede que se puede utilizar el copywriting para la crianza.
Tanto para persuadir a los padres de su importancia como para que los hijos sea persuadidos jajajajj por supuesto que sí.


Ernesto Ortiz

Ernesto Ortiz

El copywriting es una habilidad persuasiva que puede aplicarse a cualquier área de la vida. Si bien es cierto que hablamos de “escritura persuasiva”, sus fundamentos se basan en los principios de la persuasión. Y estos principios son válidos para cualquier tipo de comunicación, como la que mantiene un padre o una madre con sus hijos. Solo basta con aprender en qué consisten estos principios para poder practicar y observar el resultado.


Javi Pastor

Javi Pastor

El copywriting para mí es entender cómo comunicar para generar algún tipo de acción. En el mundo de los negocios buscamos un registro, un clic, una compra… y con los niños buscamos que nos hagan caso, vayan por el buen camino y tomen buenas decisiones.
Por lo tanto, conocer las fórmulas, gatillos mentales, métodos para comunicar de forma más clara y todo lo que hay dentro del aprendizaje del copywriting es positivo para la crianza (siempre y cuando sea para conseguir un resultado positivo).
Por ejemplo, cualquier copywriter novato sabe que a la gente le gusta comprar, pero no le gusta que le vendan. Traducido a la crianza, a cualquier niño le gusta tomar decisiones, pero no le gusta que tomen decisiones por ellos. Esto es fácil de aplicar a la hora de conseguir que el pequeñín haga lo que tú crees que debe hacer, ya que puedes ofrecerle dos opciones buenas para él (y para ti), dejarlo elegir y dar la sensación de una victoria para él.
Este es solo un ejemplo, pero al dominar el copywriting puedes entender mucho mejor cómo comunicarte de forma más clara, directa y sencilla con tu hijo.


Marga Sebastián

Marga Sebastián

No, no sirve para la crianza, en mi opinión.
Para criar necesitas psicología, mano izquierda, trucos, apoyo de otros padres y todo lo que se te ocurra. El copy es escritura para ventas.
La crianza, que yo sepa, no se vende a los hijos. Bueno, en parte, sí.
Pero… Creo que no, francamente. Otra cosa es que uses los gatillos psicológicos del copy en la crianza.
La mente humana sigue unos patrones. Si los conoces bien, tienes mucho ganado, tanto en la crianza, como en el copy. Esa es mi modesta opinión.


Maïder Tomasena

Maïder Tomasena

En este caso, puesto que ella ya había tratado el tema, me reenvió uno de los email personales que envía cada miércoles a las personas que están suscritas a su lista con consejos y recomendaciones sobre escritura persuasiva o copywriting. Yo he quitado links e imágenes por dejarlos a tod@s en igualdad de condiciones.

Convivir con niños es un aprendizaje continuo.
Si te fijas bien, es alucinante la de lecciones de copywriting que puedes aprender observándolos. Cada noche lo pienso cuando llega el momento de acostar a mi hijo.
Porque los niños son auténticos estrategas de la persuasión, y esto que te quiero contar te servirá también a ti con tus clientes.

1. Paradoja de la elección

En primer lugar, son negociadores natos. No se rinden fácilmente. De hecho, son incansables.
Así que tienes que aprender a formular propuestas cerradas que te permitan llevarles a tu terreno o estás perdido.

«Luka, ¿nos lavamos los dientes antes o después de ponerte el pijama?».
Si lo dejara a su libre elección, ese momento no llegaría nunca.
Esta estrategia, junto con la anticipación, puedes utilizarla también con tus potenciales clientes cuando quieras provocar una reacción.

Por ejemplo, cuando escribes un correo a un nuevo contacto para cerrar una reunión.
«¿Qué te parece si nos vemos el próximo martes a las 10 h por Skype? O, si lo prefieres, puede responder a este correo para fijar tú la fecha».

2. El storytelling como herramienta para transmitir valores

El poder de una buena historia nos atrae desde que somos pequeños. Es una herramienta tan potente que permite educar, trabajar las emociones y transmitir valores al mismo tiempo.
A los niños les sirve para fijar conceptos, comprender situaciones o imaginar realidades. Y todo ello de manera natural.

3. «¡Otra vez!» El poder de la repetición

Aunque resulte incomprensible para los adultos, los niños prefieren ver una y otra vez la misma película, el capítulo de su serie de dibujos favorita o releer el libro que tienes todavía entre las manos.
Las personas aprendemos a fuerza de repetir, gracias a un sistema de patrones.
Así es como fijamos nuevos conocimientos y mejoramos la comprensión de la realidad desde que nacemos.
Saber lo que viene a continuación, a cualquier edad, nos da seguridad.
Y esto es lo que quiero explicarte hoy con detenimiento, porque se va a convertir en uno de tus recursos favoritos para trabajar la familiaridad y convertirte en una marca memorable.
Como ves, el copywriting es la habilidad que más utilizo en mi día a día como profesional y como madre.


Paula Diez

Paula Diez

Sí, el copywriting serviría siempre y cuando conozcas muy bien a tu cliente (descendiente). La clave de la venta o persuasión es saber qué piensa, qué siente y qué necesita el otro. Una vez detectas esto y cuáles son sus puntos de dolor entendidos como aquello que les hace reaccionar ante un estímulo, es posible hacer que tu «producto» (solución educativa) sea para él una necesidad.


Elena Peinador

Elena Peinador

Ser madre ha sido y es, sin duda, mi mayor proyecto. Un contrato de por vida, sin días festivos,
vacaciones ni aumentos de sueldo. Así es. Cada día tienes que superar pequeñas “pruebas”: rabietas,
horas de sueño, resfriados eternos… Suerte que el amor maternal puede con todo 😉
Dicho esto, quiero explicarte mi punto de vista sobre cómo el copywriting puede ayudarte a “negociar”
con tus hijos.
Creo que todo en la vida se basa en tener buenas relaciones, tanto en lo profesional como en lo personal.
Y de esto el copywriting sabe mucho. Es muy importante cómo hablamos a nuestros hijos, qué les
decimos y cómo. Porque ellos se dan cuenta de todo. Ellos son unos expertos en lo que se refiere a tonos
de voz.
El copywriting te ayuda a conectar con tus hijos, si lo pones en práctica con los 3 pasos básicos:

  1. Investigar un poco sobre el comportamiento y las emociones de los niños en general. El
    conocimiento te da calma y seguridad.
  2. Escucharles, ponerte en su lugar y entender qué les pasa. Casi siempre buscan ser esuchados y
    reclaman nuestra atención. Saber que estamos ahí para lo que necesiten les dará mucha
    tranquilidad.
  3. Hablarles siempre en positivo. En lugar de decirles: “Eres mala, como lo vuelvas a hacer me voy a
    enfadar mucho contigo”, podemos probar a decir: “Tú no haces estas cosas, tú eres buena”.
    De la misma manera que es necesario adaptar las plantillas de copywriting a cada marca o negocio,
    tampoco existe un único manual que funcione por igual con todos los niños y niñas. Escribe con tu propio estilo, educa con mucha empatía y cariño.

Ivo Fiz

Por motivos de agenda, no me ha sido posible atenderte antes. No obstante, aquí tienes mi propuesta.


La elección

Ya tengo decidido quien será el primer copy con el que intentaré colaborar de una u otra manera.

Pero el nombre y los motivos de la elección es el tipo de información que sólo voy a compartir con la bandada.

Así que si te puede la curiosidad, suscríbete y me preguntas en el primer correo mío que te llegue.

Aunque es importante que tengas claro que esa es mi elección, bajo mis criterios y valores.

El objetivo no es decirte que trabajes o te formes con un@ u otr@, sino animarte a que busques tu propio criterio de «compra». Y de venta.

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

12 comentarios

  1. Gracias, Papá Ganso, por arrojar un poco de luz a esta maravillosa profesión. Todo ayuda a «negociar» con los hijos, y el copywriting también tiene sus armas, por supuesto.

  2. J***r, Papá ganso!!!

    Te escribo para darte las gracias por dejarme participar y la enhorabuena por tu post y tu poder de persuasión.

    (hay que tenerlo a kilos para convencer a tantísimo copywriter a que te contesten)

    Yo no sé nada de crianza.
    (¿las sobrinas y los perros cuentan?
    Y casi nada de copywriting.

    La verdad está ahi afuera, amigos gansos, gansas, patos y patas.

    ¡Suerte!

    1. ¡Muchas gracias a ti por tu colaboración Marga!
      Como decía el gran Forrest Gump, «Yo no sé mucho de casi nada». Creo que no se trata tanto de saber sino de querer. De amar. A tus descendientes, a tu proyecto, a las palabras… A eso es lo que hay que agarrarse para vivir alineado y mejorar el mundo.
      Un alazo!

  3. Me ha encantado el tema papá ganso. Es posible que muchos conozcamos recursos de persuasión y los apliquemos en nuestro trabajo pero se nos olvida hacerlo en casa para educar a nuestros hijos de una forma más indirecta y menos autoritaria. El mundo está lleno de imágenes y estereotipos que nos impactan constantemente, no necesariamente buenos o positivos. Si no vendemos a nuestros hijos los valores que hacen grandes a las personas, otros lo harán por nosotros.

    1. Totalmente de acuerdo, lo que no hagamos nosotros lo harán otros. Aunque es difícil llegar a todo en la crianza, eso creo que tampoco hay que perderlo de vista.
      Sigo buscando entre la lista alguien que se anime con un producto que tengo en mente, a ver si sale.
      Un alazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

Timaginas
Ideas
Papá Ganso

Timaginas

Así es como se iba a llamar realmente el blog que quería haber empezado hace ya mucho tiempo.

Alcalopres
Pamplinas
Papá Ganso

Alcalopres

Mira a tu alrededor y piensa bien si necesitas todo aquello que te impide pasar la bayeta en un único movimiento.

¿Cómo puedo ser parte de esto?

Si quieres formar parte de la bandada y estar al tanto de todo lo que pueda ir ofreciendo, subscríbete a través del siguiente botón. Es gratis, de momento…